¿PORQUÉ DEBE SEGUIR ESTUDIÁNDOSE GEOGRAFÍA?
Gif AnimadosGif AnimadosGif AnimadosGif AnimadosGif AnimadosGif AnimadosGif AnimadosGif AnimadosGif Animados


Creo que la geografía debe seguir estudiándose por tres tipos de razones:

1) porque ya existe y es una ciencia con una larga y rica tradición intelectual;
2) porque es una disciplina con un gran valor educativo y formativo; y
3) porque hay problemas que la geografía, es decir los profesionales formados en el campo de la geografía, pueden ayudar a estudiar y resolver.

1. Una disciplina dinámica y adaptada a los tiempos

La geografía es una ciencia antigua, cuya continuidad se aseguró en el XIX en relación con su papel en la enseñanza, a la vez que se configuraba como una disciplina científica. Como tal disciplina se puede identificar a partir de dos gif_20_07.gifdimensiones características: como una estructura social, con la existencia de una comunidad científica estructurada; y como una empresa intelectual definida por el estudio de dos problemas clave, a saber: la diferenciación del espacio en la superficie terrestre y el estudio de la interacción de fenómenos físicos y humanos, de las relaciones hombre-naturaleza.
gif_20_07.gif

Esos dos problemas clave de la geografía tal como se definieron durante el siglo XIX deben seguir estando presentes en el trabajo de los geógrafos, sobre todo en un momento en que la sociedad parece necesitar estudios sobre ellos.


La geografía es también una disciplina muy dinámica que ha experimentado cambios importantes a lo largo del siglo XX, y especialmente a partir de la década de 1950. Ello ha introducido diferentes tradiciones y aproximaciones a los objetos de estudio.


En estos momentos podemos ser conscientes de las posibilidades y problemas que ofrece tanto la aproximación neopositivista, que pone énfasis en la unidad de la ciencia y del método científico, las leyes generales, la predicción o gif_20_07.gifla formalización, como la historicista, que pone énfasis en la diferencia entre ciencias naturales y sociales, en la libertad, la complejidad, la singularidad, la historicidad. Por eso hoy, a mediados de los 90, podemos desarrollar tanto una geografía en la línea de la geografía cuantitativa, como en la de la historicista. El nuevo auge de ésta ha permitido redescubrir la importancia del estudio regional, en las "nuevas geografías regionales" que se proponen.


En todo caso, conviene tener conciencia de la evolución histórica que se ha producido en los concepciones y métodos geográficos, y en especial entre posiciones historicistas y positivistas. Aunque en sí mismas son contradictorias, vistas desde una perspectiva superior son, como señaló Ernest Cassirer, complementarias
geografia_(1).gif

A partir de la constatación de la existencia de un cierto movimiento pendular entre una y otra forma de aproximación puede predecirse que la actual ola historicista, neoromántica, radical, humanista y postmoderna, que rechaza las generalizaciones, las aproximaciones abstractas, la predicción, y que pone énfasis en las particularidades o en la singualaridad, la diferencia, la complejidad, la historia y los métodos cualitativos, pasará en solo unos años y dará paso a una nueva fase de impugnación y crítica a la vez que de revalorización de las posiciones neopositivistas.


Por eso es importante no ser excluyente en las posiciones. No tirar por la borda lo que se ganó durante la revolucion cuantitativa. Y seleccionar estrategias de investigacion que utilicen una u otra aproximación, según los objetivos y la naturaleza del problema.


Es decir: hay que seguir formando a nuestros estudiantes en los métodos cuantitativos, aprovechando las numerosas aportaciones metodológicas e instrumentales que se hicieron en los años 1950 y 1960.


2. El papel formativo de la geografía

La geografía tiene papel formativo importante tanto en las enseñanzas básicas como en la universitaria. Es un campo de grandes valores educativos.


En la enseñanzas básicas la geografía ha tenido una presencia ininterrumpida al menos desde el siglo XVI. Ello ha permitido que la geografía se enriqueciera con las aportaciones de todos los grandes pedagogos, desde Comenio a Rousseau, Pestalozzi y los educadores positivistas del siglo XIX.


Con el proceso de especialización y la constitución de otras disciplinas ciertas cuestiones que enseñaba y enseña la geografía podían serlo también por otros especialistas (geólogos, sociólogos, economistas, etc). Pero ha habido un argumento importante, utilizado por los geógrafos, que ha actuado en favor de esta ciencia: esa diversificación de las asignaturas aumentaría el coste de la enseñanza.


Ninguna de esas comunidades científicas competidoras de la geografía tiene la tradición pedagógica de enseñar esas materias en los niveles básicos. Por ello, sería un error tirar por la borda esa tradición acumulada en el campo de la enseñanza de la geografía.


Pero, además, el papel del geógrafo en esos niveles puede ser importante. Ha enseñado, y puede seguir enseñando nociones valiosas sobre: el propio país, la geografía de otros países, las interrelaciones de fenómenos físicos y humanos, la importancia de la dimensión espacial; y otros temas que se han ido incorporando a lo largo de nuestro siglo a la enseñanza de la geografía. Y también puede aportar datos esenciales a conceptos básicos en la ciencia actual tales como: sistema, evolución, azar y probabilidad y otros. Y contribuir, con una enseñanza crítica, a la toma de conciencia de los problemas del mundo contemporáneo, de sus causas y de las alternativas que existen ante ellos.

geografia.jpg
En la enseñanza universitaria la geografía está presente de diversas formas: 1) como estudios especializados ofrecidos, con provecho, a otros estudios (historiadores, economistas, ingenieros...); 2) mas recientemente, como licenciatura especializada.


A través de años de desarrollo la geografía se ha ido configurando como una disciplina científica que socializa a sus miembros en una tradición que se ha mostrado fructífera. Esa socialización se realiza a partir de los planes de estudio y programas que se definen. A partir de ella se desarrolla un "punto de vista" geográfico, que es realmente específico del geógrafo. Dicho "punto de vista" permite definir estrategias para abordar los análisis y los estudios de relaciones.


Un primer problema que se plantea es la diversidad de esos planes. Ante todo, han cambiado a lo largo del tiempo. Especialmente a partir de los años 1950, cuando se definieron dos tipos de programas: los regionales, mas o menos modernizados; y los cuantitativos, mas o menos eclécticos. Pero además, también son distintos en el momento actual, como resultado de la evolución antes citada y de tradiciones nacionales específicas (estudios de Geografía ligados a facultades de Letras o de Ciencias, existencia o no de estudios de ingeniería geográfica, etc.).


Un aspecto importante para dar credibilidad a la disciplina a escala internacional sería llegar a algún acuerdo sobre los planes de estudio, sobre la especificidad del geógrafo como científico y como profesional. Y desde luego a escala de cada país, aspecto en el que los geógrafos colombianos tienen en este momento una oportunidad excepcional -y ello, sin olvidar que, como diré mas adelante, es preciso también al mismo tiempo, realizar en la distintas universidades una oferta con una cierta especialización.


En todo caso, los que estudian geografía tienen a su disposición una amplia producción científica de gran valor intelectual y de posibilidades de aplicación. Tienen interés las enseñanzas tradicionales: enseñanza general, énfasis en las interrelaciones, dimensión espacial, desarrollo de ciertos campos: biogeografía, geografía urbana, ordenación regional. Y además, las técnicas de análisis espacial, los nuevos temas que se han ido incorporando (percepción, género..) y, mas recientemente, los sistemas de información geográfica, la cartografía automática y otras técnicas nuevas.
Las funciones formativas de esta carrera son importantes. Pero existen diversos problemas sobre los que conviene reflexionar. Por ejemplo, la sociedad actual necesita expertos en todos los campos antes citados; pero ¿deben formarse como geógrafos o en carreras específicas en donde existan enseñanzas de geografía -como defendió hace ya años el profesor Pierre George, en relación con los debates sobre la geografía aplicada?. También se necesitan expertos en cartografía automática y sistemas de información; pero ¿hasta qué punto es compatible esa formación con la anterior?. En todo caso, es cierto que la sociedad actual necesita profesionales que estén formados en una actitud de buscar siempre las relaciones entre fenómenos diversos, y a ello puede contribuir la geografía; pero ¿damos realmente esa formación?.
geografia_mapa_colombia.jpg


Desde el punto de vista del estudiante, me parece que en el momento actual realmente da igual lo que se estudie; lo importante es estudiarlo bien. Y los estudiantes que por una serie de azares están realizando estudios de geografía deben saber que se trata de un disciplina con una larga tradición científica y que es una materia que vale la pena estudiar, no solo desde el punto de vista de su formación intelectual sino también desde el de las posibles salidas profesionales. Siempre que adquieran una formación flexible que les permita ejercer como geógrafos, si tienen la oportunidad de ello, o reciclarse hacia otras profesiones, si el mercado de trabajo o su evolución personal los inclina hacia ello.


Es decir, el estudiante que ha optado por los estudios de geografía, debe disciplinarse de la forma mas rigurosa en esa ciencia y no atribuirle deficiencias o carencias que son simplemente suyas, resultado de su escasa formación. Pero también tiene que estar preparado para "indisciplinarse" cuando le sea necesario o conveniente para su formación intelectual o para las oportunidades profesionales que se le ofrezcan. Esa fue precisamente la actitud de grandes maestros de la geografía que se formaron en otras disciplinas y llegaron precisamente a esta ciencia por razones de oportunidad profesional o de interés intelectual.

geografia1.jpg
Pero desde el punto de vista de las administraciones públicas y de los responsables de la política universitaria, en una situación de recursos escasos como la existente, necesitamos carreras coherentes, con objetivos bien definidos. Ahí está, me parece, el reto fundamental de la geografía en estos años finales del siglo.


3. El papel aplicado de la geografía

Los geógrafos pueden contribuir a resolver importantes problemas del mundo actual. Teniendo en cuenta los problemas clave que se definieron a fines del siglo XIX, el geógrafo ha prestado atención esencialmente a dos tipos de cuestiones relevantes: la compleja unidad y diversidad de la superficie del globo terrestre, y la interrelación entre diferentes tipos de fenómenos, esencialmente físicos y humanos.


Los dos problemas son difíciles de estudiar. Y resulta difícil elaborar una ciencia en torno a ellos. Pero no puede prescindirse de esas tradiciones sin riesgo grave para el futuro de la disciplina.


Debe prestarse atención a la geografía regional, a la formación de expertos en temas regionales y en la ordenación del territorio, y expertos que sean capaces de interpretar, y transmitir, las compleja diversidad de áreas diferentes existentes en la tierra (y eso en competencia con economistas dedicados a la ciencia regional, y con ecólogos humanos). Y debe prestarse atención a la formación de profesionles que sean capaces de decir algo significativo sobre las interacciones entre fenómenos del mundo natural y entre estos y la sociedad (y ello en competencia con ecólogos, medioambientalistas y otros profesionales).


LOS PROBLEMAS DE LA GEOGRAFIA



La Geografía, es una disciplina con graves problemas epistemológicos.


En su desarrollo contemporáneo la han afectado de forma importante los factores sociales, las caracteristicas de la comunidad científica de los geógrafos y las estrategias que estos han desplegado en defensa de sus intereses profesionales y corporativos.

geografia132.jpg

Pero está amenazada. No es que los problemas son distintos al pasado, sino que en algún caso siguen siendo los mismos que en el pasado, sin resolverse; a los que se han unido otros nuevos.


La identidad de la geografía

Los geógrafos parecen hoy sobre todo preocupados por asegurar la identidad de la geografía. Una identidad que al mismo tiempo progresa pero está amenazada

TIERRAGENTE.gif
Progresa. Porque cada vez hay mas geógrafos, mas departamentos de Geografía, mas asociaciones y congresos. En España la Asociación de Geógrafos Españoles tiene ya un millar de miembros, y de ellos mas de la mitad profesores universitarios, y existen, además, asociaciones de geografos tecnicos, licenciaturas y postgrados en Geografía, y una cierta participación de los geógrafos en tareas de planeamiento. En Colombia la Asociación de Geógrafos Colombianos ha aumentado el número de sus miembros, a la vez que ha crecido el número de profesores universitarios y de profesores de geografía en enseñanzas básicas. En lo que se refiere a la geografía universitaria mundial, el inventario que desde hace años realiza el profesor Meynen (Orbis Geographicum) ha ido aumentando la cifra de geógrafos incluidos, hasta rebasar ampliamente la cifra de 10.000 en las últimas ediciones.


Pero está amenazada. Como muestra, por un lado, la valoración relativamente escasa que se continúa haciendo de esta ciencia por las instituciones académicas y por el público en general y, por otro, la desaparición de la especialidad en varias prestigiosas universidades de los países mas desarrollados. Aludiré a algunos de los problemas que hoy se plantean.

La separación de geografía física y humana

La sociedad necesita hoy visiones integradoras. Los geógrafos deben colaborar dando respuestas, y aprovechando su larga tradición de investigaciones sobre las distribuciones espaciales y sobre las interrelaciones entre los fenómenos físicos y humanos.


Por ello es de lamentar la separación creciente entre geografía física y humana. De lo que son reflejo no solamente las estructuras de los departamentos universitarios sino incluso la evolución de ciertas iniciativas editoriales; como, por ejemplo, la evolución de la revista Progress in Geography, dividida posteriormente en dos series distintas: Progress in Physical Geography y Progress in Human Geography.


El geógrafo debe estudiar el medio físico, siendo consciente de que todo el está afectado por la acción humana. Sin embargo, en los últimos años se ha ido desarrollando una geografía física separada de la humana, y viceversa.

A160D.jpg
Los geógrafos físicos, en carreras de letras se sienten a veces científicos y adoptan un aire de superioridad que solo revela ignorancia de la complejidad y el refinamiento de las ciencias sociales. Al mismo tiempo, el geógrafo humano no puede olvidar que las actividades del hombre se realizan en un medio natural que influye o puede influir en sus actividades, aunque solo sea provocando respuestas humanas. Unos y otros a veces pretenden, además, con frecuencia convertirse en ingenieros de dos centavos a partir de su conocimiento somero de las técnicas cartográficas y de los sistemas de información geográfica.


Vale la pena insistir en la necesida de reforzar la colaboración entre la geografía física y humana. Y eso partiendo de la idea de que, como dijo un autor que ya es un clásico, la geografía si no es humana no es geografía.


Si esa afirmación se acepta, las consecuencias son, sin duda importantes. Necesitamos ampliar nuestras relaciones hacia las las ciencias sociales. Y necesitamos hacerlo de forma abierta, decidida y sin complejos.


Existe un cierto complejo de inferioridad y miedo de los geógrafos a las ciencias próximas mas prestigiosas. Dicho complejo deriva de muchas causas. Entre otras -por citar aquí solo una de ellas- de la misma ambición del proyecto de la geografía, como ciencia integradora.


En todo caso, los problemas exigen soluciones integradoras. Es preciso establecer cada vez mas diálogos interdisciplinarios, situarse en posiciones metadisciplinarias, lo que significa estar atento a los desarrollos de las otras disciplinas. Eventualmente, ello significa también combinar la economía y la antropología, la geografía y la economía, la sociología o la ciencia politica, la geografía con la ecología o la ciencia medioambiental (si es que ya podemos considerarla creada). Todo ello según las necesidades de los problemas que se estudian.


El geógrafo actual lucha por mantener la identidad de la geografía. Adopta estrategias corporativas semejantes a las que tantas veces ha adoptado en el pasado en defensa de su disciplina y que tanto ha afectado a la evolución de la misma. Ese esfuerzo por mantener la identidad le lleva a ser reticente ante otras disciplinas. La admonición sobre el peligro de "caer en los brazos siempre expectantes de la sociología", expresada en una ocasión a propósito de las relaciones de geografía social y sociología, expresa muy bien, creo, ese sentimiento de temor, que tan negativo ha sido para la disciplina.


Especialmente importantes son las relaciones con la historia, la ciencia humana por excelencia. La historia está mas presente que nunca, y el geógrafo debe ser consciente de su importancia. Y por tanto la historia ha de estar presente en su formación.


¿Como va a entender los problemas de nuestros mundo un geógrafo que no tenga una clara conciencia de la trascendecia de la evolución histórica para la configuraciónd el mundo actual?. ¿Qué va a entender de la situación en la antigua Yugoslavia, por ejemplo, sin conocer la evolución histórica en esa atormentada región desde el siglo XV o XV?.

geografia.gif
Desde esa perspectiva la separación entre la geografía y la historia o, de forma mas precisa, la ignorancia de la historia de que dan muestra crecientemente nuestros estudiantes, seguramente va a tener consecuencias nefastas para la disciplina, entendida como una ciencia social.


UNA AGENDA PARA EL SIGLO XXI

Los problemas exigen soluciones

Los problemas actuales exigen estudios y soluciones. Y tanto da que sean elaborados por una u otra corporación profesional o científica.


El geógrafo puede aportar soluciones a partir de su propia tradición intelectual. Pero en todo caso, lo importante es la solución


En la sesión inaugural de la conferencia de la EASA (Asociación Europea de Antropología) celebrada en Barcelona los días 12 al 15 de julio y dedicada a las relaciones entre cultura y economía ("Cultura y economía: intereses conflictivos y lealtades divididas") el prof. Fredrik Barth hablaba de la necesidad de realizar una crítica cultural a los postulados de la economía y de contribuir con nuevos enfoques integradores a la solución de los graves problemas de la humanidad actual.


Eso es efectivamente lo que necesitamos. Análisis penetrantes y propuestas imaginativas que permitan entender mejor la realidad actual y proponer soluciones y que hagan posible abordar con algún optimismo el futuro de la humanidad.


En ese sentido, tenemos necesidad de establecer prioridades: en relación con los problemas de cada país y en relación con los problemas mundiales.


Hemos de diseñar programas de investigación que se desarrollen a largo plazo, que coordinen a diferentes investigadores y que den lugar a toda una serie de publicaciones parciales relacionadas, y a obras de síntesis dirigidas no solo a los geógrafos sino también a otros científicos y al público en general.


Debemos centrar la atención sobre temas relevantes. Las cuestiones insignificantes no merecen ser estudiadas. La prueba de la validez de las investigaciones que se realizan es su utilidad para otros investigadores, para los planeadores, políticos y para el público en general.

proyeccion.jpg
Según algunos estudios realizados en Estados Unidos, a partir de los índices de citas, mas de la mitad de los trabajos que se publican en revistas científicas no son citados nunca (lo que no siempre significa que no sean leídos o usados). En algunos casos, el porcentaje de artículos publicados que nunca son citados se eleva a mas del 75 %: Ciencias Sociales, 75%; Arqueología, 76 %; Sociología, 77 %, Negocios, 77%; Lengua y linguística, 80%; Antropología, 80 %; Relaciones Internacionales, 83 %; Ciencias Políticas, 90 %; Artes y Humanidades, 98 %, ), mientras que en otros campos ese porcentaje se reduce drásticamente, por debajo de 50%: Medicina 46 %; Geociencias, 44 %; Ciencias Biológicas, 41 %; Química, 39 %; Física, 37 %(5). Lo que parece indicar que hay materias donde se es mas exigente en la publicación. Es posible que algunos llamados artículos científicos publicados en revistas especializadas no sean leídos nunca mas que por su autor.


Hay que tratar de dar respuestas a las necesidades de la sociedad y estudiar los problemas básicos del mundo contemporáneo. No solo para realizar descripciones, inventarios y balances (que pueden ser necesarios), sino para ofrecer soluciones y alternativos. Es preciso comprometerse, con riesgo de equivocarse y estando dispuestos a rectificar. Necesitamos inteligencia, formación, esfuerzo, capacidad. También sentido de los problemas. Y sobre todo pasión intelectual, compromiso con los problemas del mundo actual, y compromiso con la tarea de resolver las injusticias y desigualdades existentes.


Tareas para el geógrafo iberoamericano del siglo XXI



La geografía en general, y la geografía colombiana en particular, están en un buen momento. Pero la sociedad nos pedirá a los geógrafos responsabilidades por las inversiones que se realizan.


El problema de los recursos públicos dedicados a investigación se plantea ya en los países mas ricos, como Estados Unidos. Y se planteará antes o después en otros países. Por ello, en un mundo globalizado hemos de ser competitivos: a escala nacional, con otras disciplinas; y a escala mundial, con otras escuelas de geografía.


Hemos de ser capaces de elaborar teorías a partir de la realidad propia. En un mundo globalizado el geógrafo debe estar abierto a todas las aportaciones de cualquier procedencia. Y sobre todo, a las aportaciones teóricas. Pero necesitiamos repensar las teorías y elaborar otras nuevas a partir de la propia realidad.


Seguramente los geógrafos, y especialmente los geógrafos de nuestros países, deberíamos ser mas escépticos a la hora de aceptar -a veces de forma acrítica- conceptos novedosos que tienen inesperadas consecuencias para la reflexión intelectual.


No se deben aceptar sin crítica teorías de los países mas desarrollados, que pueden impedir entender la propia realidad y pueden servir para asegurar la dependencia


Es lo que ha pasado con las teorías sobre el subdesarrollo que si durante mucho tiempo, y todavía en determinados aspectos, han sido muy fructíferas para la reflexión intelectual, seguramente han sido nefastas en Iberoamérica. Y ello por tres razones: ante todo porque ha impedido entender la propia realidad, como muestra el empecinamiento de aquellos que en Colombia y en otros países iberoamericanos siguen empeñados en sostener que se trata de países subdesarrollados; despúes, porque ha difundido un claro complejo de inferioridad en Iberoamerica a partir de esa aceptación del subedesarrollo; y finalmente, porque ha conducido a imaginar soluciones políticas comunes a todos los países subdesarrollados -incluso en países altamente urbanizados como Argentina -y me refiero, claro está, a las soluciones propuestas por grupos de izquierdas que han puesto énfasis en la guerrilla y en foquismo.


Hay que tener cuidado también con conceptos que pueden haber sido acuñados por especialistas demasiado especializados que desconocen otras ciencias sociales (por ejemplo, la historia) y que hacen aparecer como profundamente novedoso algo ilusion-jarron2.jpgque ya ha sido conocido o experimentado en el pasado.


Todo ello exige una enseñanza crítica; crítica con todo: incluso con las teorías mas avanzadas o progresistas.


Sobre todo deberíamos favorecer las disidencias, tener miedo de las ideas aceptadas de forma general, y que se dan por ciertas sin discusión. Hemos de asegurar el escepticismo, la disensión y la presentación de propuestas alternativas.


Proponer alternativas e imaginar utopías

No debemos conformarnos con la descripción y el diagnóstico. Necesitamos hacer propuestas. Y como la situación del mundo y de nuestros países no nos gusta, necesitamos hacer propuestas alternativas.


Propuestas razonables, realizables, que tengan el menor coste social posible. Es decir, necesitamos evitar los maximalismos.


Sobre todo, deberíamos huir de los maximalismos, que tanto daño han hecho en Iberoamérica; huir como de la peste de los mesianismos, del tipo que sean, adoptar posiciones gradualistas, afirmar el consenso, la posibilidad de una negociación racional.
Sin que eso signifique, por supuesto, olvidar que los intereses, y desde luego, los intereses económicos y las posiciones sociales que confieren privilegios, afectan de forma profunda al conocimiento, como han defendido de forma convincente tantos filósofos contemporáneos.


Y estando de acuerdo de que el objetivo no ha de ser el crecimiento ilimitado ni, mucho menos, la aspiración a construir el Paraiso Terrenal o volver a la Edad de Oro, una aspiración que que tiene raices históricas, culturales y sociales, e influencia inesperadas a las que los geógrafos deberían prestar mas atención.


Hemos de dedicar también mas atención a las utopías creativas y positivas, que suponen propuestas imaginativas sobre la organización social del futuro.


Y necesitamos pensar mas en la ética. Seguramente uno de los principales problemas del mundo actual es la necesidad de elaborar una ética social laica consensuada.


No podemos seguir aceptando que las únicas válidas sean las de origen religioso. Necesitamos pensar mas en la dimensión ética, en una ética racionalmente elaborada y socialmente consensuada. Una ética de la moderación, la mesura, el acuerdo y la busca de la felicidad individual con sensgeografia.PNGatez y con sentido de las posibilidades y las limitaciones.


En todo caso, teniendo presente la situación de algunos países iberoamericanos valdria la pena recordar una idea de Albert Camus: "hay que luchar por la verdad de cada uno, pero procurando que no la maten las mismas armas con que se la defiende".


Establecer redes



Esta conferencia tiene como uno de sus temas fundamentales el de la globalización. Se ha hablado mucho de un mundo cada vez mas interconectado. Y los geógrafos no pueden quedar al margen de esa evolución.


El cambio internacional y la globalización nos impone nuevas responsabilidades. Tenemos necesidad de conectarnos a redes nacionales (ACOGE es una de ellas) e internacionales, y de crear otras nuevas controladas por nosotros.


Las técnicas disponibles permiten ya eso hoy, a un coste relativamente accesible. Hemos de utilizar la tecnología con imaginación y audacia.


Hoy son cada vez mas los científicos que trabajan en lo que se ha llamado teleciencia. Es decir una comunicación basada en redes informáticas, con acceso instantáneo a las bases de datos y comunicación permanente entre científicos; y dentro de muy poco con telepresencia. Los científicos hoy día trabajan en redes.


Necesitamos urgentemente conectarnos a través de redes. Internet, el correo electrónico y la WWW nos ofrecen hoy instrumentos de conexion que no debemos desaprovechar, una auténtica revolución. Existe en este momento la posibilidad de establecer desde el ordenador personal contactos no controlados jerárquicamente. Redes descentralizadas y conectadas entre sí, con intercambio instantáneo de mensajes y que se convierten en foros de debate abierto y permanente.

La geografía y la globalización



Estoy seguro de que reflexionando críticamente los geógrafos colombianos harán aportaciones de gran valor a los temas de este congreso, y especialmente al tema de la globalización


Aportaciones que son especialmente necesarias en un momento de cambios profundos en el mundo. Y de cambios profundos en Colombia, generados, en buena parte, por el mismo fenómeno de la globalización de las actividades económicas y el nuevo orden político mundial.


Conviene tener presente que la globalización es un fenómeno irreversible, ante el que no caben actitudes de ignorancia o abstención. Y confío en que los geógrafos de este país van a sacar las consecuencias oportunas para orientar su trabajo intelectual.


La globalización está ya produciendo una transformación en la geografía de Colombia, y debe impulsar también la elaboración de una nueva ciencia geográfica en este país.
geografia-cursos-dicas-aula.jpg

Una nueva Geografía en la que los geógrafos sean conscientes de las interacciones a escala mundial, que les permita plantear los problemas a escala global, mirando a Europa y Estados Unidos, pero también al Pacífico, a Asia, a Africa.


Y una nueva Geografía con la que seguramente se entenderá mejor a la misma Colombia, estudiándola con el bagaje intelectual que proporcionan los análisis comparados y los nuevos métodos de análisis.


Y, sobre todo, una geografía donde el énfasis en la globalización y en el contexto global conduzca a la integración y no al aislamiento, al diálogo, y no al solipsismo y a la integración iberoamericana y no al nacionalismo estrecho.


Seguramente pueda afirmarse que, en conjunto, la globalización es un fenómeno muy beneficioso.


Países antes considerados atrasados - como algunos países asiáticos- se incorporan a la economía mundial y mejoran su nivel de vida, gracias, desde luego a un gran esfuerzo de trabajo e imaginación.


Si ese desarrollo y la competencia creciente de los productos asiáticos tiene consecuencias negativas para la industria europea o norteamericana -o para la misma industria colombiana- ello solo significa que a escala mundial se va a producir un equilibrio en los niveles de renta y bienestar.


La globalización es irreversible. No cabe ni la ignorancia ni la vuelta atrás.


Por eso, o se acepta con todas sus consecuencias, o se buscan alternativas. No pueden admitirse ni los tonos quejumbrosos o lastimeros, ni los intentos de ignorar los procesos que se producen a escala mundial. Ni tampoco aquellas propuestas que en un mundo cada vez mas interconectado piden el levantamiento de barreras aduaneras frente a la competencia exterior.
colombia_mwb.gif

Pero es muy importante ser plenamente consciente de lo que está en juego. Y eso no afecta solo a la dimensión económica, sino también a esfera cultural y a la política.

Por eso, tal vez, la consigna debería ser ésta:

Globalicémonos pronto, sin perder la identidad, antes de que nos globalicen y la perdamos del todo.

Pero podemos decir mas aún.

En un mundo en el que la globalización se impone, Hispanoamérica (es decir el conjunto de los países de lengua y cultura española) e Iberoamérica (es decir el conjunto de los países de lengua española y portuguesa) deberían ser bien conscientes de que las cuestiones básicas tal vez sean, además de las económicas, las políticas y culturales.

Es decir, tal vez la cuestión esencial para resistir en el nuevo mundo que se está construyendo sea la unificación de los países iberamericanos y el reforzamiento de su identidad cultural.

La globalización debería imponer urgentemente la conciencia de la necesidad de la unificación y la integración. Es decir -insisto- debería impulsar la cooperación, la asociación y la solidaridad, en lugar de la fragmentación, el aislamiento y la confrontación.
juegos-geografia.jpg

O para ser mas preciso: los países iberoamericanos deben recordar su historia común y su identidad. Deben, simplemente, seguir el camino que les marcaron los libertadores, y especialmente el camino que les marcó Bolívar, cuando el 6 de septiembre de 1815 escribía: "Es una idea grandiosa pretender formar de todo el Mundo Nuevo una sola nación con un solo vínculo que ligue sus partes entre sí y con el todo. Ya que tiene un origen, un lengua unas costumbres y una religión, debería por consiguiente tener un solo gobierno que confederase los distintos estados que hayan de formarse".